Publicado: 2 de Febrero de 2019

Con esta sección de opinión pretendemos crear un lugar de encuentro donde los profesionales tengan una plataforma para publicar artículos relacionados, directa o indirectamente, con su trabajo diario en San Miguel Adicciones.

Inauguramos con el texto del Dr. Miguel Angel Dorta Álvarez:

¿Violencia de género o violencia interpersonal con agravante de género?

A propósito de dos agresiones a mujeres, por parte de otras mujeres,  en el mes de noviembre del pasado año en España. La primera rociada con ácido, la segunda fallecida a cuchilladas...

La agresividad es inherente a todos los animales, incluido el ser humano,  es imprescindible para la depredación que está en la base de la supervivencia. La agresividad se expresara o no en función de las capacidades de reflexión y de control del individuo frente a la situación crítica, capacidades que serían adquiridas a través del proceso educativo.

La depredación es algo natural y necesario para la supervivencia, salvo en aquellos casos en los que el acto de depredar no tiene ninguna función de supervivencia, sino simplemente de hacer valer la superioridad de una persona frente a otra.

La violencia se presenta bajo múltiples formas, desde la agresión física directa hasta otras formas mucho más sutiles de violencia tales como la coartación de libertades, la humillación, la manipulación, la instrumentalización de los hijos con el fin de ejercer daño, el mal uso de las leyes como forma de castigo (falsas denuncias) o simplemente el engaño, entre otras.

Dada la naturaleza (depredadora) de los seres vivos, en cualquier relación entre dos o más personas, frecuentemente se establece un individuo "alfa" (el alfa de la manada) que se erige como líder del grupo (o pareja) en cuestión. Esto sucede a diferentes niveles, familia, pareja, grupo de amigos, colegio, entorno social y laboral, transacciones, contratos...

En cada entorno específico el rol de alfa toma una forma determinada. Así en los casos de violencia filio- parental, el rol alfa lo toma el hijo para manipular al resto de la familia. En el entorno escolar, el bullyng ocurre cuando el abusador ejerce su rol alfa y los observadores le legitiman. En el entorno laboral el maltratador o maltratadores son alentados por un alfa que detenta un cierto poder.

En la violencia de género, el rol alfa  es frecuentemente detentado por el hombre, pero ¿que pasa con las parejas homosexuales donde uno de ellos toma el rol alfa y ejerce el maltrato?

El problema de género es evidente, es muy importante,  es fruto de una educación machista y se ejerce no solo en el entorno de la pareja sino en cualquier otro entorno donde el macho "alfa" pueda abusar de su poder sobre las mujeres. La agresividad, sin embargo, se debe a un déficit total de educación en aspectos como la empatía, el control de impulsos, la convivencia y el respeto mutuo, la tolerancia a las frustraciones, etcétera y afecta tanto al sexo masculino, donde es más frecuente la agresividad física (machismo, testosterona) como al femenino que puede ejercer otros tipos de violencia más sutiles.

Para finalizar, reflexionemos en ¿como se denominaría la humillación, el maltrato psicológico, la manipulación,  la coartación de libertades o la instrumentalización de las leyes o de los hijos cuando es la mujer la que las ejerce? … ¿Habrá que esperar a los malos tratos y la violencia entre parejas del mismo sexo para darnos cuenta que la violencia es interpersonal y que el género vendría a ser un agravante?

La violencia / agresividad es un grave problema en nuestra sociedad, es necesario crear un debate social sobre la importancia de este fenómeno en las relaciones interpersonales. Clasificar y compartimentar los tipos de violencia / agresividad, asignando  riesgo relativo a cada tipo puede tener consecuencias al perder la perspectiva y magnitud real del problema.

La agresividad se inicia en la infancia y es ahí donde hay que prevenirla ya que, una vez integrada la violencia en la personalidad del niñ@, solo es posible hacerle frente con medidas coercitivas y punitivas.

Dr. MIguel Angel Dorta Álvarez. Médico de la U.A.D de Ofra de San Miguel Adicciones.